5 beneficios del ácido hialurónico para la piel

El ácido hialurónico tiene fama de ser “milagroso” y no es de extrañar.

 

Además de contribuir a la salud de la piel en general, el ácido hialurónico retrasa la aparición de los signos de la edad, minimiza las cicatrices del acné e incluso puede usarse para armonizar algunos rasgos faciales y aumentar el volumen de los labios.

 

Para estar al tanto de los beneficios del ácido hialurónico para la piel, hemos enumerado los principales beneficios de esta maravillosa sustancia.

 

  1. El ácido hialurónico hidrata la piel.

 

De la misma forma que la pérdida de ácido hialurónico provoca sequedad, su reposición ayuda a hidratar la piel, dejándola más sana, elástica y exuberante. Para ello, es importante incluir en tu kit de cuidado de la piel un dermocosmético con ácido hialurónico, ya sea en suero o en crema, todo dependerá de tu tipo de piel. Si aún no has incluido un producto con ácido hialurónico en tu ritual de belleza, puedes comenzar por consultar con tu dermatólogo de cabecera.

 

 

  1. El ácido hialurónico ayuda a retener la humedad que ya existe en la piel.

 

Otra de las ventajas del ácido hialurónico es que, además de hidratar la piel, ayuda a retener el agua que ya existe en la piel, evitando la pérdida de hidratación por agresiones externas, como los rayos UV, cambios de clima, baños muy calientes, entre otros.

 

  1. El ácido hialurónico suaviza las arrugas y las líneas de expresión.

 

Junto con el colágeno y la elastina, este ácido es el responsable de sostener y reafirmar la piel, el uso del ácido hialurónico ayuda a reducir la profundidad de las arrugas y líneas de expresión que ya existen en la piel, al tiempo que previene la aparición de otras nuevas.

 

 

  1. El ácido hialurónico tiene una acción de relleno y antiflacidez.

 

Debido a que tiene una acción voluminizadora, el ácido hialurónico también es eficaz contra la flacidez de la piel. Utilizado tanto en dermocosmética como de relleno, ayuda a redefinir los contornos del rostro y rellenar las zonas que han perdido volumen, como las ojeras profundas o las mejillas.

 

  1. El ácido hialurónico se utiliza en los procedimientos de emparejamiento facial.

 

Como activo de relleno, el ácido hialurónico también puede beneficiar las proporciones del rostro, en un procedimiento que está ganando cada vez más popularidad: la armonización facial. Mediante inyecciones de ácido hialurónico, es posible, temporalmente, enderezar una nariz torcida, minimizar arrugas como ojeras o arrugas, demarcar una mandíbula ligeramente prominente, entre muchas otras cosas.